+591-3-3538799
+591-3 3552429
info@fundesoc.org.bo


 

Un proyecto socio-productivo además de beneficiar a doce familias, tuvo como resultado el empoderamiento de 16 mujeres; quienes se han hecho cargo de la crianza y manejo de ganado ovino para la generación de ingresos para su familia y comunidad.

 

PROYECTO FAMILIAR DE CRÍA DE OVINOS DE PELO EN LA COMUNIDAD CARAPARÍ BAJO, CAPITANÍA ALTO PARAPETÍ

Caraparí Bajo, perteneciente al municipio de Cuevo, es una comunidad lejana y de difícil accesibilidad conformada por doce familias, quienes a fin de mejorar la producción y disponibilidad de alimentos, especialmente la carne, priorizaron mediante una asamblea comunitaria la compra y crianza de ovinos de pelo. El proyecto fue financiado con Fondos de Compensación de Total E&P Bolivie, empresa que contribuye al desarrollo local de las comunidades donde opera, mediante la implementación de proyectos productivos y de apoyo a la formación de capacidades. Bajo convenio de cooperación, FUNDESOC está a cargo de la ejecución de dichos proyectos, siguiendo los principios establecidos: diálogo proactivo, participación, transparencia y sostenibilidad.

Para la implementación de este proyecto se brindó orientación y asesoramiento técnico a las familias quienes generaron las condiciones básicas para recibir el ganado e iniciar el proceso de crianza de ovinos de pelo mediante un enfoque amigable con el medio ambiente, incluyendo prácticas culturales no contaminantes, sin el uso de la tala de árboles y cobertura boscosa natural. “Nos han reunido a todas las familias para que podamos hacer como un potrero, un corral y nos han hecho sembrar pasto para que podamos criar y nosotras como mujeres tenemos la responsabilidad del cuidado” dice S. Cerezo, beneficiaria del proyecto.

 Durante el proceso de implementación del proyecto se fueron notando algunos elementos cualitativamente diferentes a otros proyectos socio productivos, fundamentalmente expresados en el interés, la participación activa e involucramiento de las mujeres en las actividades desarrolladas. “En los talleres participaban más mujeres que hombres, esto por dos razones básicamente, primero; por el  rol que asumían ellas en la crianza de los ovinos y, segundo; por el trabajo de los hombres quienes están dedicados a sus cultivos”, afirmó Fernando Rodríguez, técnico de Fundesoc, quien facilitaba talleres de capacitación cuyo contenido estaba ligado a temas reproductivos, genética, alimentación y sanidad.

La distribución de los animales fue liderada por las mujeres, quienes con un enfoque inclusivo se plantearon que cada una de las madres de familia de la comunidad reciba ovinos para  su crianza, logrando  así la apropiación del proyecto. “Han logrado realizar un buen trabajo, y por la forma en que vienen desarrollándolo, este proyecto apunta a mejorar los medios de vida de las familias de esta comunidad”, puntualizó Ana Claudia Alí, Coordinadora del proyecto.

El rol de las mujeres, ha sido un factor determinante para que el proyecto pueda culminarse con éxito en su primera etapa, tiempo en el cual desarrollaron nuevas habilidades, aprendieron además de la técnica para el cuidado y manejo de los animales, control de calidad y sanidad e importancia del trabajo en equipo, impactando todo esto directamente en su autoestima. “No hay que estar peleando con otros, hay que coordinar siempre entre familias”, recomienda Irene Toledo mientras pastorea sus ovejos.

El proyecto familiar de la cría de ovinos de pelo, ejecutado por  FUNDESOC además de beneficiar a doce familias tuvo como resultado el empoderamiento de 16 mujeres; quienes actualmente se están haciendo cargo del proyecto, contribuyendo con actividades destinadas a complementar la dieta básica y generar ingresos para sus familias y su comunidad a través de la comercialización de este ganado.